El virus chino revela la lealtad dividida de Biden

Los demócratas insisten en debilitar al presidente de EE. UU., mientras se alinean al partido chino

biden-coronavirus

La portavoz de Biden defendió el liderazgo chino mientras atacaba al presidente de Estados Unidos. (Univisión Noticias)

Read in English. 

En medio de nuestra crisis podemos ver con claridad una realidad infeliz junto a una más obvia, la de las personas que se enferman y mueren. La realidad más profunda es que no nos estamos uniendo como nación.

En Fox News, la asesora de Biden, Symone Sanders, fue presionada a decir algo a favor de los esfuerzos del presidente Trump para derrotar la pandemia. Ya al aire, Sanders repitió la acusación de que Trump ha usado un “insulto racial” para identificar al virus global como chino.

La anfitriona de Fox, Martha MacCallum, objetó en desacuerdo, pero Sanders profundizó e insistió en que Trump había ofendido a los estadounidenses de origen chino.

La portavoz de Biden defendió el liderazgo chino mientras atacaba al presidente de Estados Unidos. Esta es solo una parte de la absurda realidad que Estados Unidos ha estado viviendo desde 2016, cuando Hillary Clinton se negó a reconocer el resultado de las elecciones y negó que Trump la hubiera derrotado.

Hace menos de dos meses, los demócratas en el Congreso votaron en bloque para destituir a Trump de su cargo. Y, recientemente, cooperaron con la Casa Blanca para aprobar un enorme paquete de estímulo. El estímulo proviene del manual de jugadas de los demócratas, y Trump lo adoptó porque es un hombre práctico, ansioso por responder a la exigencia del momento.

Los gobernadores demócratas de California y Nueva York han superado las líneas políticas del partido para expresar su admiración por el manejo de la crisis por parte de Trump. Eso es significativo porque estos gobernadores son quienes están trabajando en el tema, mientras que los demócratas en el Congreso simplemente están vociferando al respecto.

Además del estímulo, los demócratas en el Congreso se han apegado a la lógica detrás de su voto por unanimidad para destituir a Trump de su cargo. Y el supuesto candidato demócrata está bien representado por el sensible trato de su portavoz a la línea oficial del partido chino.

Los socialistas son bien conocidos por su susceptibilidad y, a ese respecto, el gobierno chino no defrauda. Cuando el escritor y premio Nobel peruano, Mario Vargas Llosa, publicó un editorial criticando a China por su manejo del virus, los funcionarios chinos reaccionaron agresivamente. Su embajada en Perú pidió al escritor que se retractara de sus “opiniones irresponsables y prejuiciosas”. Ese lenguaje incómodamente coincide con las declaraciones de la portavoz de Biden.

Es raro que un partido político estadounidense se ponga del lado de una potencia extranjera en una elección estadounidense, pero ya ha sucedido antes. El principal ejemplo estadounidense no es el de 2016 sino el de 1864, cuando los demócratas, al intentar deponer a Abe Lincoln, trabajaron por los intereses de otro país.

El otro país fue los Estados Confederados de América. Así es, el rey Algodón, el estado esclavista líder del mundo. En 2020, la República Popular de China es el estado esclavista líder del mundo; su economía, y gran parte de la economía mundial, se basa en el trabajo de innumerables personas que viven y mueren por contrato con las empresas “del pueblo”. Y para cualquier persona que tenga dudas, la República Popular ha dejado claro a través de sus vehementes negaciones que China es el caldo de cultivo del rey Corona, el virus que ahora está devastando al mundo.

Los Estados Unidos de 1864 y de 2020 tienen puntos en común básicos. La elección de 1864 fue notable por tener lugar en medio de una Guerra Civil. Para 2020, hemos tenido cuatro años de guerra civil sin balas. La negativa de la dama Hillary a conceder las elecciones fue el equivalente emocional de la secesión de Carolina del Sur, y los demócratas la siguieron fuera de la Unión. Durante cuatro años han jugado al papel de ser leales, pero en realidad han estado destruyendo la Unión.

En las elecciones de 1864, Lincoln se enfrentó a su excomandante general, George McClellan. Lincoln había despedido a McClellan por negarse a pelear, y luego tuvo que enfrentarlo como un candidato rival. En las elecciones, McClellan afirmó ser partidario de la guerra, tal como lo había afirmado cuando era el comandante de la Unión. Pero si hubiera ganado la presidencia, habría firmado un tratado con los confederados y habría reconocido al estado esclavista como un poder soberano.

Al igual que McClellan, Biden dice que quiere pelear. Por supuesto, en el caso de Biden, se trata de golpear a los votantes que le hacen preguntas difíciles. Pero Biden hará un trato con China si gana la presidencia, y su trato será un golpe para los votantes estadounidenses, ya que pondrá a muchos estadounidenses a trabajar junto a sus hermanos y hermanas chinos que ahora están trabajando duro por la economía “del pueblo”.

Lincoln pasó gran parte de 1864 temiendo que perdería, pero se negó a ceder ante las apariencias políticas y siguió luchando en la guerra. En noviembre obtuvo una sólida victoria en las urnas porque, al final, el pueblo estadounidense no quería lamer las botas de los esclavistas. Parece que los ciudadanos de EE.UU. de 2020 tampoco están locos por esa perspectiva.

El próximo libro de David Landau es Hermanos de vez en cuando, la historia de una familia en la revolución cubana. Steve Hecht contribuyó a este artículo.

David Landau

David Landau

Contributing Editor

David Landau has been a recognized writer all his adult life. Months after graduating from Harvard College, where he edited the Harvard Crimson, he gained international fame for his book — the first — about Henry Kissinger. Since then he’s been a publisher, editor, novelist, and playwright. He also has a specialty in Latin American matters. His publishing firm has concentrated on books about Cuba, and he has been involved in Guatemalan political matters for more than two decades — giving advice to politicians, making numerous radio broadcasts on Guatemala’s recent political turmoil, and writing dozens of articles about the country.

More Posts