Por qué se confiscó un avión iraní en Argentina

Operador de la Fuerza Quds es símbolo de la criminalidad apoyada por Venezuela en Latam

Emtrasur-Cargo

El dictador venezolano, Nicolás Maduro, creó Emtrasur en noviembre de 2020. (@CargoFacts)

Read in English.

El 8 de junio de 2022, el gobierno argentino retuvo un avión venezolano-iraní en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza en Buenos Aires. El avión —un Boeing 737-300 que la empresa fantasma Empresa de Transporte de Aerocargo del Sur (Emtrasur) opera— y su tripulación estaban viajando por toda Latinoamérica por un par de semanas, levantando sospechas entre las autoridades.

El juez argentino, Federico Villena, está liderando la investigación de la aeronave de Emtrasur Cargo y su tripulación. Mientras tanto, los pasajeros —14 venezolanos y cinco iranís— están alojados en un hotel cercano al aeropuerto de Ezeiza. Funcionarios públicos les han prohibido su salida del país.

La presencia de Irán en Latinoamérica se ha ido expandiendo, utilizando a Venezuela como eje para envíos de cigarrillos —comúnmente usados para lavado de dinero— y otros envíos provenientes del Medio Oeste. Los objetivos de Irán en el continente están bajo investigación por las agencias de investigación latinoamericanas.

Por qué Argentina retuvo el avión

Operado por la aerolínea venezolana, el avión —cuya matrícula es YV3531— entró a Argentina el 6 de junio. Primero aterrizó en Córdoba a causa de niebla en Buenos Aires. Luego, llegó a Ezeiza.

Debido a una sanción de Estados Unidos sobre la aeronave por supuesto uso en terrorismo y tráfico de armas, la tripulación no fue capaz de comprar gasolina de productores autorizados en Argentina. Los distribuidores de gasolina temían una posible retaliación de Estados Unidos por vender gasolina a una nave sancionada por el gigante norteamericano. Esto llevó a sospechas de otros países, incluyendo Chile y Uruguay, quienes eventualmente le cerraron su espacio aéreo al avión.

Dos días después, el 8 de junio, el avión partió para Uruguay. A pesar de tener el permiso apropiado para aterrizar en Uruguay, las autoridades del país le negaron la entrada a su espacio aéreo. El avión voló en círculos por más de 30 minutos en la frontera aérea entre Argentina y Uruguay antes de volver a Ezeiza.

Una vez que la aeronave aterrizó en Ezeiza después de que Uruguay le negó la entrada, funcionarios argentinos retiraron los pasaportes a la tripulación y les impidieron la salida del país. Funcionarios de justicia llevaron a la tripulación a un hotel cercano al aeropuerto, donde han permanecido desde entonces.

El dictador venezolano, Nicolás Maduro, creó mediante un decreto a Emtrasur en noviembre de 2020. La empresa fantasma opera como filial del Consorcio Venezolano de Industrias Aeronáuticas y Servicios Aéreos (Conviasa).

El Boeing 747-300 —ahora retenido en Argentina— era propiedad de la empresa subsidiada Mahan Air, pero Qeshm Fars Air (QFA) era la operadora de la aeronave. QFA es una aerolínea de cargo iraní que inció operaciones en 2006. QFA ha sido acusada por funcionarios estadounidenses de llevar armamento de Irán a Siria para apoyar al régimen de Bashar al Assad.

De acuerdo con funcionarios venezolanos e iraníes, Mahan Air vendió la aeronave detenida a Emtrasur en enero de 2022. Sin embargo, reportes internacionales sugieren que el Boeing 747-300 todavía pertenece a Mahan Air, mientras Emtrasur lo está arrendando.

Información oscura sobre el piloto

Uno de los iraníes detenidos es Gholamreza Ghasemi, el piloto del avión. Accionista, director ejecutivo y director de QFA, Ghasemi está estrechamente vinculado y fue miembro de la Fuerza Quds, la rama del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (IRGC) que se especializa en inteligencia militar.

El FBI ha detallado la identidad de Ghasemi en un reporte escrito y enviado al juez Villenas. El documento dice: “Gholamreza Ghasemi es directivo ejecutivo de QFA, una compañía que el Departamento de Tesorería de Estados Unidos señaló en 2019 debido a su participación directa en actividades terroristas y asistencia a la Fuerza Quds y Mahan Air, denominadas como organizaciones terroristas”.

Después de que los funcionarios argentinos incautaron los dispositivos móviles de la tripulación tras la detención del avión, los funcionarios encontraron una fotografía antigua en el teléfono de Ghasemi, donde vestía un uniforme de la Fuerza Quds del IRGC. También encontraron imágenes de tanques, misiles y una bandera condenando a Israel.

El modus operandi de Irán

El reporte del FBI brevemente describe el modus operandi de Irán para obtener financiamiento ilegal y ejecutar operaciones de inteligencia militar. La Fuerza Quds de la IRGC utiliza vuelos de cargo de QFA para traficar armas y otros equipos de Irán a Siria. Con una fachada civil, la aerolínea implementa inteligencia iraní y operaciones militares.

La aerolínea utiliza a Venezuela como eje entre América Latina y otros países, algunos profundamente involucrados en conflictos armados. Estos países incluyen Irán, Irak, Siria, India, Bielorrusia, Serbia, China, México, Cuba, Paraguay, Ecuador y Argentina.

Para Joseph Humire,director ejecutivo en el Center for a Secure Free Society, Irán utiliza estos vuelos para transportar carga de doble uso a diferentes países de la región. Carga de doble uso es cargamento —como asientos de carros u otras partes de metal— que no levantan sospechas, pero pueden ser utilizados para construir armamento. Las operaciones de cargamento de doble uso usualmente esconden un objetivo militar o de lavado de dinero.

En Irán (similar a Venezuela), las compañías que dominan los mercados locales pertenecen a funcionarios del gobierno o gente cercana a ellos. Por lo tanto, es común ver operaciones comerciales conectadas con operaciones militares a nivel nacional o internacional. “Operaciones militares tienden a usar un cubrimiento civil, y qué mejor que hacerlo con una aerolínea de cargo”, explica Esteban Aquino, ministro de inteligencia de Paraguay. Aquino dice que este comportamiento de Irán es común a nivel mundial.

Se desnuda una crisis geopolítica

Despues de permanecer en silencio sobre la detención del avión en Argentina por más de un mes, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Irán emitió un comunicado rechazando las restricciones impuestas a los cinco ciudadanos iraníes. Funcionarios de Irán presentaron la queja a la Embajada de Argentina en Teherán el 20 de julio. Horas después, el abogado de la tripulación solicitó al juez Villena la devolución de los pasaportes de la tripulación. Villena negó la solicitud.

La aeronave previamente ha visitado otros países de Sudamérica. El ministro de relaciones exteriores de Ecuador, Juan Carlos Holguín, reveló que la Fiscalía General tiene una investigación en curso para dilucidar el por qué la aeronave y la tripulación estuvieron en el países meses atrás. Holguín dijo que “los servicios de inteligencia de Ecuador están cooperando con sus colegas de Paraguay y Argentina, quienes están investigando el mismo tema”.

En una entrevista con i24 News, Aquino dijo que “el avión, con la misma tripulación, estaba dando una vuelta por todo el mundo. Sin embargo, ni la aeronave ni la tripulación tuvieron ninguna alerta por parte de Interpol”. El dijo esto después de que el avión de Emtrasur visitara Paraguay el 13 de mayo.

La presencia iraní en América Latina es cada vez más frecuente. La dictadura de Maduro en Venezuela, a través de las aerolíneas estatales Conviasa y Emtrasur, ha abierto la puerta a las operaciones iraníes en el resto de la región.

El uso de empresas estatales para contrabandear cargas de doble uso para traficar armamento, lavado de dinero e inteligencia militar forman parte del modus operandi de Irán en todo el mundo. Si bien la razón por la cual el Boeing 747-300 de Emtrasur viajaba a Argentina y América Latina sigue sin ser clara, esto ha generado preocupación sobre la creciente presencia de Irán en la región.

Mauro Echeverría

Mauro Echeverría is Econ Americas’ deputy editor. He holds a BA in international relations with minors in political science and anthropology from the San Francisco University of Quito. Mauro leads the research on local economic development at the Ecuadorian think tank Libre Razón.

More Posts

Follow Me:
Twitter

Join us in our mission to foster positive relations between the United States and Latin America through independent journalism.

As we improve our quality and deepen our coverage, we wish to make the Impunity Observer financially sustainable and reader-oriented. In return, we ask that you show your support in the form of subscriptions.

Non-subscribers can read up to six articles per month. Subscribe here.

Leave a Reply