El triunfo de Trump en acuerdo con México y Canadá

Su estilo de negociación molesta a sus críticos, pero ha sido efectivo

Canadá se incorporó al acuerdo comercial entre Estados Unidos y México cerca de la fecha límite. (Donald J.Trump)

Pocas personas confiaban en que el presidente Donald Trump pudiera llevarlo a cabo. Pero ha logrado un tratado con Canadá y México mejor que TLCAN para Estados Unidos.

El acuerdo comercial entre México y Estados Unidos anunciado a finales de agosto avanzó contra todo pronóstico. El presidente Trump tiene muy poca popularidad en México, y el presidente electo de izquierda, Andrés López Obrador, conocido como AMLO, estaba firmemente en su contra durante la campaña.

A simple vista, parece difícil que se sienten a trabajar juntos. Sin embargo, la realidad económica y política mexicana es compleja y requiere de un acuerdo.

Los demócratas se mantienen escépticos al tratado y preocupados porque el éxito de Trump es malo para ellos y sus objetivos. Saben que dicho acuerdo puede atraer apoyo de los trabajadores, una facción clave de la base política del Partido Demócrata. Por lo tanto, sus miembros, como el líder de la minoría en el Senado Chuck Schumer, han catalogado al acuerdo como superficial.

Las negociaciones comerciales se estancaron el 1 de julio, antes de la elección de AMLO. El presidente saliente Enrique Peña Nieto reconoció a AMLO por seguir con el proceso, e incluso Trump lo felicitó por su rol colaborador.

De hecho, AMLO fue el motor detrás de las gestiones para alcanzar el acuerdo. Él y sus asesores saben que México está en apuros económicos y no en la posición de enfrentarse comercialmente con Estados Unidos.

La pésima administración y la corrupción han causado una sostenida devaluación al peso mexicano. Un dólar estadounidense cuesta 60 % más de lo que costaba seis años atrás, cuando Peña Nieto tomó el poder. Los precios de los bienes básicos se han duplicado, dejando a la población más pobre.

Más del 60 % de bonos estatales mexicanos están en manos extranjeras, por lo que el peso está sujeto a sus percepciones. La falta de un acuerdo comercial con Estados Unidos, destino del 80 % de las exportaciones mexicanas, aumentaría la presión sobre el peso y empeoraría incluso más las condiciones económicas actuales.

Pemex, la compañía estatal petrolera, es un símbolo de los desafíos económicos de México. Siendo una fuente crucial de financiamiento para el gobierno central, ha caído drásticamente del 39 al 17 % del ingreso presupuestario. México importa 75 % de su gasolina, y el crudo ligero de esquisto estadounidense ahora va para México.

Desde el gobierno de Peña Nieto, las compañías extranjeras han podido explorar y extraer petróleo. Debido a la presión económica y política, AMLO ha anunciado que respetará esta disposición. México tiene una necesidad impetuosa de inversión extranjera.

En el ámbito político, 64 % de los mexicanos aprueba un tratado comercial con Estados Unidos. Todos los partidos políticos se han alineado con respecto al libre comercio y su ejecución.

Martín Godoy, un migrante legal mexicano y administrador de un club de campo que envía remesas mensuales a su familia, explica que AMLO ganó por la difícil situación económica. Esta situación también hizo que el acuerdo con Estados Unidos sea imperativo. Sin un tratado, la economía empeoraría al punto que las masas, principal soporte de AMLO, se pondrían en contra de él.

A pesar de que ciertos detalles aún no han sido revelados, lo que nosotros sabemos sugiere que el resultado será favorable tanto para los trabajadores mexicanos como para los estadounidenses. El fantasma de una guerra comercial no afectará al peso, los gremios mexicanos se beneficiarán, y continuarán o aumentarán las exportaciones de muchos productos. Las compañías de Estados Unidos tendrán más oportunidades en México, lo cual podría generar nuevas plazas de empleo.

Trump entiende muy bien cómo utilizar las palancas del poder. Su estilo de negociación molesta a sus críticos, pero ha sido efectivo.

México no podía afrontar el retiro de Estados Unidos del TLCAN sin un remplazo. México, como dice Trump, es muy importante para Estados Unidos. No obstante, este país podría sobrellevar de mejor manera la situación sin un acuerdo de lo que México podría. Más allá de su ideología, AMLO está atado por la realidad económica, así como las necesidades y percepciones de sus seguidores.

Si bien ambas partes expresaron su deseo de incluir a Canadá, tal ha sido la necesidad de México que se vieron obligados a continuar el tratado sin éste. Luego Trump obtuvo mayor influencia sobre Canadá, y la usó para ventaja de su país.

Los demócratas emitieron comunicados oponiéndose a un acuerdo solamente con México, tratando de perjudicar la posición de Trump. Ellos han preferido sacrificar los intereses norteamericanos por su política anti-Trump.

De manera similar a la de México, 74 % de las exportaciones canadienses van a Estados Unidos. En sectores clave, sin embargo, Canadá tiene una economía dirigida. Por lo tanto, hacer que el primer ministro Justin Trudeau acepte un tratado modificado fue más complejo.

El 1 de octubre, Trump anunció que el Acuerdo Estados Unidos-México-Canadá (USMCA, por su sigla en inglés) se consolidó el día anterior. Esta era la fecha límite para que Canadá se una al tratado, y Trump superó las diferencias con Trudeau sobredimensionadas por los medios.

Ahora el acuerdo incluye a los tres países y tiene mayor oportunidad de aprobarse. Puede ser interpretado como la continuación del TLCAN, lo cual requiere de 50 votos en el Senado y no 60.

Con UMSCA, un acuerdo que también es bueno para México y Canadá, Trump beneficiará a muchos trabajadores y negocios estadounidenses. Él ha tenido éxito porque es práctico, no ideológico, y es astuto para comprender sobre negociaciones e influencia política. También aprovechó el apoyo de los mexicanos hacia la apertura comercial y la retribución de AMLO hacia sus votantes.

Read in English.

Steven Hecht

Steven Hecht

Editor at Large

Steve Hecht is a businessman, writer, and film producer, born and raised in New York. He has lived and worked in Guatemala since 1972. He holds a Bachelor of Arts in Economics and a Master of Business Administration in Banking and Finance, both from Columbia University. He has worked on development projects in Guatemala to help the country leave its underdeveloped state and reach its great potential. Realizing the misconceptions prevalent about Guatemala and Latin America in the outside world, he has written for the Daily Caller, Fox News, Frontpage Mag, New English Review, PanAm Post, and PJ Media and appeared as a guest on national American media programs including the Lars Larson Show. Steve’s reporting has included meeting with coyotes, the human smugglers who have ferried millions of illegal immigrants into the United States via Guatemala’s 595-mile border with Mexico.

More Posts