Lo que la oleada migrante de Biden le hará a Estados Unidos

Destruir la ley dentro y fuera del país conduce a la dictadura del Partido Demócrata

oleada migrante de Biden

Los migrantes saben que si llegan a Estados Unidos ahora ellos están en camino hacia la ciudadanía plena. (NIMD)

Read in English.

Este miércoles en el podio de la Casa Blanca, Roberta Jacobson, coordinadora de la frontera sur de Estados Unidos, repitió la promesa del presidente Joe Biden de abordar “las causas fundamentales de la migración desde Centroamérica”. Ella y Biden están haciendo todo lo contrario, creando una oleada de nuevos inmigrantes que cambiarán Estados Unidos significativamente.

Las políticas de Biden están impulsando a los migrantes desde y a través Guatemala, un país geoestratégico. Es la única ruta terrestre desde América del Sur y Central hacia Estados Unidos y comparte una permeable frontera de 957 kilómetros con México.

Biden prometió “restaurar los valores humanos y estadounidenses en nuestro sistema migratorio”. Los migrantes que las políticas de Biden están empujando y atrayendo a Estados Unidos arriesgan ser asesinados, violados y sufrir otros abusos por parte de cárteles mexicanos que controlan el movimiento por el país. En su camino hacia México y finalmente Estados Unidos, los migrantes viajan a través de una Centroamérica devastada por homicidios. Deben tratar con pandillas descendientes de las milicias organizadas por Fidel Castro para fomentar revoluciones violentas.

Vaya restauración de la humanidad.

Jacobson ha tratado de poner a los coyotes como chivos expiatorios de la crisis en la frontera. Sin embargo, Biden ha inducido a los migrantes a emprender el peligroso viaje al proponer trabajo inmediato y un camino a la ciudadanía estadounidense. Biden también ha terminado los acuerdos de asilo que el expresidente Donald Trump había logrado con México y el Triángulo Norte: Guatemala, El Salvador y Honduras. No poder devolver a los migrantes a México o Centroamérica está creando caos en nuestra frontera.

Y lo peor está por venir.

Biden está continuando las políticas del gobierno Obama que él impulsó en la región como vicepresidente. Los socialistas internacionales y sus aliados estadounidenses han estado trabajando en la región hace mucho tiempo para crear dictaduras y mantener un fuerte flujo de migrantes hacia Estados Unidos.

En 2019, Nancy Pelosi fue a Guatemala a mostrar su apoyo a la candidata presidencial socialista, Sandra Torres, así como a mostrar su desaprobación del acuerdo de asilo celebrado entre Trump y Guatemala. Otros demócratas, especialmente el senador Patrick Leahy y la congresista Norma Torres, han intervenido en los asuntos internos de Guatemala a favor de los socialistas.

Soy un ciudadano estadounidense que ha vivido y hecho negocios en Guatemala por casi 50 años. Eso incluye casi una década escribiendo e informando, incluso entrevistando a coyotes que llevan a migrantes ilegales a Estados Unidos.

Biden está enviando un mensaje claro a los migrantes potenciales en Centroamérica: ahora es el momento para que ingresen a Estados Unidos.

Castro tenía como objetivo Guatemala no solo por su valor estratégico, sino porque servía de base para las operaciones militares estadounidenses que buscaban sacarlo del poder en la invasión de bahía de Cochinos. Luego de 36 años de fallar en derrocar al gobierno de Guatemala y crear una dictadura socialista, las pandillas marxistas han cambiado de estrategia. Ahora se enfocan en la subversión interna y dominan la región fronteriza con México. Castro debe estar sonriendo desde su tumba.

Como hombre clave de Obama en Guatemala, Biden abusó del poder de Estados Unidos para dar al ala política de los sucesores de las guerrillas, ahora disfrazados de oenegés, control de la Corte de Constitucionalidad (CC) y el Ministerio Público de Guatemala. La CC tiene la última palabra en asuntos judiciales. Biden está presionando para que sean designados sus magistrados preferidos para el siguiente mandato de la CC, que empieza a mediados de abril. Al contrario de lo que dice Jacobson, su éxito garantizaría un mayor flujo de migrantes.

Recientemente, el secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, el subsecretario durante el gobierno de Obama, pidió tiempo para prepararse y dijo que los migrantes no deberían ir a Estados Unidos aún. Mayorkas probablemente está preocupado por las fotografías y los videos de centros de detención colapsados, recientemente renombrados “Centros de Acogida”. A su tiempo, el régimen de Biden podrá procesar inmediatamente y poner a los migrantes en sus autobuses con destino al interior del país.

Las advertencias y súplicas vacías de Mayorkas y Jacobson para retrasar no significan nada a migrantes que han recibido por parte del gobierno Biden el urgente mensaje de viajar ahora.

Los migrantes saben que si llegan a Estados Unidos ahora ellos están en camino hacia la ciudadanía plena y, lo más importante, podrán trabajar de manera legal inmediatamente. El mensaje es claro: los posibles migrantes pueden enviar a sus niños ahora y usarlos después como herramientas para obtener la ciudadanía de sus padres. En cambio, si los padres esperan, las condiciones podrían cambiar y la oportunidad podrá perderse.

Las puertas están bien abiertas.

Los nuevos inmigrantes no entenderán que en realidad fueron los demócratas quienes ayudaron a expulsarlos de sus tierras natales y someterlos a los crueles cárteles mexicanos. Los demócratas ayudarán a que esos inmigrantes puedan votar. Agradecidos de estar en Estados Unidos, los nuevos inmigrantes votarán por los demócratas, más que compensando los votos que los demócratas perderán por implementar su globalismo destructivo.

Una reciente columna en New Yorker celebraba la política de Biden y el apoyo que esta tiene entre los burócratas del Departamento de Estado, los izquierdistas de las Naciones Unidas y las élites europeas. Cuando esta coalición se junta, la libertad debe mantenerse vigilante. Las caravanas masivas de migrantes pronto pasarán cerca de mi hogar en Guatemala camino a Estados Unidos.

Steven Hecht

Steven Hecht

Editor at Large Steve Hecht is a businessman, writer, and film producer, born and raised in New York. He has lived and worked in Guatemala since 1972. He holds a Bachelor of Arts in Economics and a Master of Business Administration in Banking and Finance, both from Columbia University. He has worked on development projects in Guatemala to help the country leave its underdeveloped state and reach its great potential. Realizing the misconceptions prevalent about Guatemala and Latin America in the outside world, he has written for the Washington Times, Daily Caller, Fox News, Epoch Times, BizPac Review, Washington Examiner, Frontpage Mag, New English Review, PanAm Post, and PJ Media and appeared as a guest on national American media programs including the Lars Larson Show. Steve’s reporting has included meeting with coyotes, the human smugglers who have ferried millions of illegal immigrants into the United States via Guatemala’s 595-mile border with Mexico.

More Posts