La historia inédita de CPAC

“Estados Unidos primero” va más allá de Trump

El movimiento conservador de Estados Unidos primero no está hecho por discípulos de Trump. (Jeff Lee)

Read in English.

La versión original en inglés se publicó primero en BizPac Review

La cobertura mediática de la conferencia CPACAmerica Uncanceledse ha centrado en el expresidente Donald Trump y ha descuidado los sentimientos de los asistentes. El movimiento conservador que surgió de abajo hacia arriba no está hecho por discípulos de Trump. Él tiene carisma y aborda sus preocupaciones, pero esas preocupaciones permanecerán, independientemente que él se candidatice o no.

Los expositores de Dallas (9 al 11 de julio) fueron minuciosos y claros. Ellos transmitieron lo que los asistentes sabían y la razón por la que fueron: el gobierno federal está controlado por el movimiento colectivista radical que busca acabar con el imperio de la ley y las últimas restricciones a su poder.

Robby Starbuck, un cineasta de ascendencia cubana postulándose al Congreso en Tennessee, dijo “estamos en el precipicio del comunismo… es tiempo de escoger”. Xi Van Fleet dijo que cualquier persona china que ha experimentado la revolución cultural puede ver que la teoría crítica de la raza es la misma cosa: “Es comunismo, es marxismo cultural”.

El comunismo es el virus más peligroso del mundo. Ha mutado y, por medio del gobierno de Biden, ahora amenaza a todos los estadounidenses. El comunismo actual no requiere del Estado para tomar posesión de la propiedad privada. En su lugar, mediante elaborada y onerosa regulación e imposición de impuestos, el gobierno centralizado puede hacer inútil a la propiedad privada.

Aquellos que ven el problema

“America Uncanceled” describió adecuadamente el contenido y el ambiente de la conferencia.

Se hizo poca mención en la conferencia al partido demócrata. Al contrario, los asistentes y los expositores se enfocaron en lo positivo: afirmar los valores fundamentales y cómo hay que defenderlos. En particular, eso incluye el individualismo en la constitución y la Declaración de la Independencia. El tema unificador de la conferencia era que nuestros derechos son garantizados por el Creador y preceden al gobierno.

Los estadounidenses están en confrontación entre dos sistemas incompatibles. Algunos expositores lo llaman luz versus oscuridad o bueno versus malo. La descripción más apropiada es libertad versus tiranía.

Los expositores identificaron herramientas del movimiento anti libertad: la teoría crítica de la raza, la censura, el control de armas, la persecución religiosa, la justicia política, las elecciones arregladas, la inmigración ilegal, la infiltración del Estado profundo, el rompimiento de la familia, y el adoctrinamiento de la escuela pública.

Estrategias ganadoras

Los asistentes tratan de pelear en lugar de aportar. Los expositores los convocaron a ellos y a los televidentes para presentarse ante los hostigadores, oponerse a las tácticas mencionadas antes y confrontar las narrativas falsas. Específicamente, hubo énfasis en asumir de nuevo el control de la educación, restaurar la integridad electoral, votar como accionistas y establecer un índice patriótico para apoyar a las corporaciones que favorecen a los Estados Unidos.

Hubo consenso sobre que los estados deben comprometerse, como Texas lo está haciendo con respecto a la frontera y a la inmigración ilegal. La libertad de expresión se refiere tanto al derecho del pueblo por informarse como al derecho de comunicar. Eso significa retomar el control de la información de las manos de los oligarcas.

Los tres asuntos claves de la encuesta de la conferencia fueron los derechos constitucionales, la seguridad fronteriza y la integridad electoral. Los expositores y los asistentes coidearios saben y dicen que el partido demócrata y sus aliados están desesperados y listos para robar elecciones e imponer su agenda al resto de nosotros. Haciendo referencia a la necesidad de vencer a la ley de votación HR-1, el congresista republicano Jody Hice dijo, “si perdemos la integridad electoral, perdemos todo”.

Exponer la estrategia

Glen Beck y Ben Carson expusieron la narrativa falsa del llamado racismo sistemático y la teoría crítica del racismo. Hay más esclavos en el mundo ahora que lo que había cuando los primeros esclavos arribaron y cuando Abraham Lincoln declaró su libertad en 1863. La falta de indignación de los que atacan a Estados Unidos es abrumadora.

Beck y Carson hablaron sobre el gran progreso que hemos hecho en las relaciones de raza. Carson dijo que la forma de lograrlo es mediante la educación y cuestionó por qué el partido demócrata se opone a que los padres escojan las instituciones educativas. Él dijo que la izquierda se proyecta a ella misma y a sus maneras en sus enemigos.

Los enemigos de la libertad falsamente se describen como inclusivos, pero, al estilo orwelliano, ellos favorecen la discriminación racial. Martin Luther King Jr. estaría horrorizado por los buscavidas de ahora y hubiera quedado impactado por la conferencia. Los asistentes acogieron la aspiración de King de que las personas sean juzgadas por su carácter y no el color de su piel. Más importante, ellos viven su deseo.

El partido republicano está cambiando

La coalición que puso a Joe Biden en el poder elogia a los que se llaman moderados en el partido republicano, también conocido como RINO. Aquellos que no están peleando activamente por la libertad están facilitando la tiranía, incluyendo a las criaturas de pantano republicanas, como la representante Liz Cheney y los senadores Mitt Romney y Bill Cassidy. Las abucheadas acompañaron sus nombres durante la conferencia, porque el Partido Repúlicano ahora es parte de la política de Estados Unidos primero. En la encuesta, Trump consiguió 98% de aprobación y cuatro quintos de una teórica elección presidencial primaria.

El establishment odia la política de Estados Unidos primero porque representa el gobierno por, para y de el pueblo; no de la élite. Ellos demonizan a Trump para distraer la atención del enemigo real: la política de Estados Unidos primero.

El nuevo think tank Instituto de la Política Estados Unidos Primero (AFPI) está formado por alrededor de cincuenta personas, muchas de las cuales fueron aportantes importantes para las políticas exitosas de Trump. El AFPI, que tuvo un stand de exhibición en la CPAC, continuará el trabajo del consejo de política nacional de Trump con los estados hacia la desregulación.

El aplauso más efusivo en el discurso del domingo de Trump fue cuando dijo que luego de haber sido impugnado dos veces luchó con más fuerza. Los asistentes de la CPAC le quieren a Trump porque él habla de sus creencias, valores y convicciones fundamentales y confronta al movimiento anti libertad. Él mostró a Estados Unidos con sus políticas lo grande que es y que puede ser. Esa grandeza es lo que motiva a los conservadores, no a un hombre.

Steven Hecht

Editor at Large Steve Hecht is a businessman, writer, and film producer, born and raised in New York. He has lived and worked in Guatemala since 1972. He holds a Bachelor of Arts in Economics and a Master of Business Administration in Banking and Finance, both from Columbia University. He has worked on development projects in Guatemala to help the country leave its underdeveloped state and reach its great potential. Realizing the misconceptions prevalent about Guatemala and Latin America in the outside world, he has written for the Washington Times, Daily Caller, Fox News, Epoch Times, BizPac Review, Washington Examiner, Frontpage Mag, New English Review, PanAm Post, and PJ Media and appeared as a guest on national American media programs including the Lars Larson Show. Steve’s reporting has included meeting with coyotes, the human smugglers who have ferried millions of illegal immigrants into the United States via Guatemala’s 595-mile border with Mexico.

More Posts