La criminalidad gana con la confirmación de Todd Robinson en el Senado

El nuevo subsecretario de Estado contra el narcotráfico tiene un pasado oscuro en Guatemala

Ahora que los demócratas controlan nuestro Gobierno y se han vuelto abiertamente socialistas, la criminalidad de Robinson es una ventaja para su nombramiento. (Flickr)

Lea la versión original en inglés en BizPac Review

El senador demócrata Robert Menendez de Nueva Jersey ha demostrado su corrupción el 28 de septiembre al confirmar el nombramiento de Todd Robinson como subsecretario de Estado, Asuntos Internacionales de Narcóticos y Aplicación de la Ley (INL). Los senadores del Comité de Relaciones Exteriores de Menéndez tenían información perjudicial sobre el historial de Robinson en Guatemala, la cual Menéndez ignoró.

En 2015, Menéndez fue acusado de soborno y otros delitos por el Departamento de Justicia de Barack Obama, probablemente como represalia por su oposición al acuerdo nuclear con Irán de Obama. Su juicio terminó con un jurado en desacuerdo. Libre de Obama, los fiscales pudieron abandonar el caso y dejar pasar lo de Menéndez. El Comité de Ética del Senado amonestó a Menéndez por violar “las reglas del Senado, la ley federal y las normas de conducta aplicables” y le ordenó “devolver el valor justo de mercado de todos los regalos no permitidos que aún no haya devuelto”.

Ahora Menéndez y los demócratas están abrazando la criminalidad en pos de su agenda política.

En 2016, Robinson convocó a los líderes de las delegaciones del Congreso de Guatemala a su residencia para que nombraran a su aliada marxista Gloria Porras en la Corte de Constitucionalidad (CC), la última palabra de Guatemala en materia judicial. Robinson amenazó a los congresistas con la cancelación o denegación de visados y con investigaciones penales si no nombraban a Porras, que ganó por 145 votos a seis en una terna de candidatos. Al líder en contra de Porras, uno de los seis votantes, se le revocó posteriormente su visado estadounidense.

El nuncio papal Nicolas Thévenin, entonces decano del cuerpo diplomático en Guatemala, comentó públicamente: “Ningún país puede permitir esa injerencia porque, lejos de ayudar a un país necesitado, aumenta las tensiones”. El arzobispo de Guatemala aclaró entonces que el nuncio se refería al embajador estadounidense. Preguntado por el cuestionable procedimiento de nombramiento, el presidente del Congreso fue grabado diciendo que Robinson le da órdenes directas.

Consulté a un exfiscal federal de EE. UU. que asesora a clientes internacionales sobre la legislación estadounidense relativa a la corrupción en el extranjero. El ahora abogado me dijo que Robinson podía ser procesado en Estados Unidos si los hechos mencionados son exactos. La citación de varios participantes confirmaría las pruebas públicas sustanciales.

Joe Biden viajó a Guatemala tres veces en 12 meses en 2014 y 2015 para presionar al entonces presidente Otto Pérez Molina para que ampliara el mandato de la CICIG, una comisión criminal de la ONU. En mi declaración del 9 de junio ante la Comisión de Derechos Humanos Tom Lantos, expliqué cómo Robinson utilizó la CICIG como artilugio para imponer su agenda. Juntos, la CICIG y Porras podían hacer casi cualquier cosa a cualquier persona sin importar la ley. Encarcelaban a opositores políticos sin pruebas y protegían a aliados sin tener en cuenta las pruebas.

La CC cerró ilegalmente negocios y protegió a grupos armados descendientes de insurgentes apoyados por Fidel Castro. Los grupos sucesores de las guerrillas dominan las zonas rurales, especialmente a lo largo de las fronteras, manteniéndolas abiertas para el flujo ilegal de drogas y migrantes.

Antes de que Robinson se convirtiera en embajador en 2014, era el subsecretario adjunto del INL. En 2013, el Departamento de Estado donó a Guatemala seis helicópteros Huey de su programa antinarcóticos y entregó el programa a Guatemala. Los profesionales de seguridad y normalización de la aviación del INL advirtieron que delegar el contrato a Guatemala, sin la suficiente preparación, destruiría el programa.

Los helicópteros son el elemento final de la prohibición de estupefacientes. Proporcionan flexibilidad para interceptar los vuelos con droga que llegan. Sin embargo, después de que uno de los Hueys se estrellara en 2016, el Gobierno guatemalteco dejó en tierra a los otros cinco porque no podía administrarlos para que cumplieran las normas de aviación del INL. Esto fue una bendición para los narcotraficantes.

La embajada acordó enviar los cinco Hueys a Estados Unidos para su reacondicionamiento y proporcionar cuatro helicópteros temporales. Nunca proporcionaron los reemplazos y no enviaron los cinco Hueys hasta después de que Robinson dejara Guatemala hacia finales de 2017. El embajador estaba más interesado en proteger a los sucesores de la guerrilla que en ejecutar operaciones antinarcóticos.

Con Trump como presidente y un Senado controlado por los republicanos, los coconspiradores socialistas de Robinson sabían que la actuación de su camarada en Guatemala impediría su confirmación por el Senado para cualquier nuevo puesto. Lo colocaron en Venezuela. Sin embajador y como encargado de negocios, Robinson era el jefe de la misión a pesar de ser el número dos, lo que no requería confirmación.

Ahora que los demócratas controlan nuestro Gobierno y se han vuelto abiertamente socialistas, la criminalidad de Robinson es una ventaja para su nombramiento. Siete republicanos se unieron a los demócratas para dar 53 votos a Robinson. Dos republicanos y cuatro demócratas no votaron, y 41 republicanos votaron en contra.

Bajo Trump, los burócratas del Departamento de Estado continuaron la política de Obama-Biden de imponer a los sucesores de las guerrillas en Guatemala. Las autoridades guatemaltecas se han resistido este año a la imposición de los socialistas criminales nombrando magistrados independientes en la CC y despidiendo a un fiscal corrupto apoyado por el Departamento de Estado.

El equipo de Biden para América Latina ha añadido a un camarada a la lucha con el nombramiento de Robinson. Robinson ha estado involucrado en Guatemala desde 2009, incluso cuando había dejado la Oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental. Guatemala es la ruta terrestre clave del narcotráfico hacia Estados Unidos.

Como jefe del INL, Robinson volverá a impulsar su agenda socialista a expensas de sus funciones en el INL, lo que dará cabida al flujo continuo de drogas e inmigrantes ilegales.

Aunque no está en el radar del público, el voto para nombrar a Robinson es un microcosmos del estado de nuestra nación: la criminalidad y la tiranía frente al Estado de derecho y la libertad. Los republicanos que votan con los demócratas en cualquier cosa facilitan la destrucción de la libertad.

Steven Hecht

Editor at Large Steve Hecht is a businessman, writer, and film producer, born and raised in New York. He has lived and worked in Guatemala since 1972. He holds a Bachelor of Arts in Economics and a Master of Business Administration in Banking and Finance, both from Columbia University. He has worked on development projects in Guatemala to help the country leave its underdeveloped state and reach its great potential. Realizing the misconceptions prevalent about Guatemala and Latin America in the outside world, he has written for the Washington Times, Daily Caller, Fox News, Epoch Times, BizPac Review, Washington Examiner, Frontpage Mag, New English Review, PanAm Post, and PJ Media. He has appeared as a guest on national American media networks and programs, including the One America News, Newsmax, and The Lars Larson Show. Steve’s reporting has included meeting with coyotes, the human smugglers who have ferried millions of illegal immigrants into the United States via Guatemala’s 595-mile border with Mexico.

More Posts