La libertad y la prosperidad dependen de las elecciones en Georgia

Los votantes de Trump son la clave

Georgia Senator

Schumer quizás teme un desafío primario a su escaño en el Senado en 2022 por parte de Alexandria Ocasio Cortez. (Senate Democrats)

Read in English.

Este artículo se publicó originalmente en BizPac Review

El 5 de enero, los votantes de Georgia determinarán si Estados Unidos tiene un gobierno del pueblo, como pretendían sus fundadores, o un gobierno de las élites. Con Joe Biden como presidente, Chuck Schumer como líder de la mayoría del Senado y Nancy Pelosi como presidenta de la Cámara de Representantes, la Constitución se desvanecería en la historia.

Schumer quizás teme un desafío primario a su escaño en el Senado en 2022 por parte de Alexandria Ocasio Cortez. Él salió a las calles de Nueva York después del día de las elecciones y proclamó: “Ahora tomamos Georgia. Luego cambiamos el mundo.”.

Un aumento de magistrados de la Corte Suprema promulgado por los demócratas sería seguro. El principal diputado de Schumer, Dick Durbin, dijo la semana pasada: “Claramente tiene que haber un equilibrio de las cortes… Todos estamos colaborando de todas las formas posibles para ayudar allí a los dos candidatos.”

Deben ser detenidos.

Si Trump no supera el fraude del mes pasado y no gana un segundo mandato, necesita un Senado republicano que lo proteja de la segura persecución demócrata. El Senado también podría salvaguardar sus posibilidades de éxito en una posible contienda en 2024.

El país y el mundo también necesitan un Senado Republicano para evitar que los demócratas impongan el totalitarismo. Su deseado gobierno unipartidista acabaría con la república constitucional. Un Senado Republicano puede bloquear la agenda radical de los demócratas y exponerlos con la responsabilidad de supervisión que incluye el poder de citación.

Para lograr esto, los republicanos deben permanecer unidos en este momento.

La herencia cubana de Marco Rubio le da una visión de los demócratas totalitarios. Fue el primer senador republicano en viajar a Georgia y hacer campaña por el voto republicano en la segunda vuelta. “Esto es literalmente… el momento decisivo de todos los enfrentamientos en términos de política y lo que significa”, dijo Rubio durante una escala de la campaña en Georgia.

Los votantes de Trump

Politico informa que el 70 por ciento de los votantes republicanos no creen que la elección haya sido libre y justa.

Los republicanos están bajo la presión de las noticias falsas, los grandes de la industria de la tecnología y los socialistas para exigir a Trump que conceda la elección. Los senadores RINO, como Mitt Romney, se apresuraron a abandonar al presidente.

Si los partidarios de Trump sintieran que los senadores republicanos han abandonado a Trump, podrían abstenerse en las elecciones de Georgia y dar el control del Senado a los demócratas. No ayuda que el abogado Lin Wood, refiriéndose a la falta de apoyo republicano, tuiteó, “Si no se arregla, NO votaré en la segunda vuelta de Georgia”. ¿Lo harás?”

Esto es autodestructivo y no debe convertirse en la narrativa de los republicanos.

Donald Trump Jr. está liderando un PAC para las elecciones especiales de Georgia. El PAC tiene un anuncio en marcha esta semana diciendo que su padre está en la boleta electoral del 5 de enero. Trump Jr. tiene razón.

La persecución de Trump

Los demócratas, los partidarios del estado y los mercantilistas verán a Trump como el líder republicano, incluso si está fuera de la presidencia. La administración Biden, nacida de la corrupción, y las autoridades corruptas de Nueva York presentarán cargos criminales contra Trump. También se enfrentará a múltiples demandas civiles.

Trump está excepcionalmente calificado por su riqueza y experiencia en negocios y gobierno para soportar la presión de múltiples casos judiciales en su contra. En circunstancias normales, Trump podría prevalecer y ganar la presidencia en 2024. Estas no son circunstancias normales.

Los juicios en contra de Trump casi con seguridad fracasarían bajo el sistema actual, pero la persecución sería una mejor descripción para el nuevo sistema demócrata. Una Corte Suprema copada fallaría en contra de Trump sin importar la ley.

Totalitarismo

Los grandes intereses empresariales, mercantilistas, se oponen a Trump por su política de “America-first”. Choca con su política globalista que explota la mano de obra extranjera barata a expensas de los trabajadores de Estados Unidos. Los socialistas llaman a la prosperidad de los trabajadores pero bajo la grandeza colectivista en lugar del empoderamiento individual.

Los mercantilistas y los socialistas entienden que cuatro años más de las políticas de Trump “America-first” los retrasarían durante generaciones. Desesperados por mantener su poder y perseguir sus insensateces, la alianza criminal cometió un fraude multifacético. Para tener un presidente Biden, deben suprimir las pruebas e intimidar a los tribunales y a los legisladores estatales. Para preservar la libertad, la prosperidad y los valores de Estados Unidos, Trump debe exponer el fraude. Para ello, necesita del apoyo republicano.

Algunos expertos han planteado que el control demócrata de la presidencia y el Congreso daría a los republicanos la mejor oportunidad de ganar en 2022 y 2024. Esto tiene sentido en términos tradicionales, pero ya no vivimos en el orden tradicional. Los demócratas saben que sus políticas les impedirán ganar elecciones libres.

Al haber ganado esta vez por fraude, doblarán esos esfuerzos, incrementados por su control del gobierno federal. Los republicanos no ganarían otra elección presidencial porque el fraude demócrata les impediría hacerlo.

El destino de los senadores republicanos, Trump y el país están inextricablemente unidos. Los republicanos deben apoyar los esfuerzos de Trump para anular el fraude, y Trump debe hacer una campaña agresiva en Georgia. Él visitará el Estado del Melocotón este fin de semana y será mejor que regrese varias veces antes del 5 de enero.

Steven Hecht

Editor at Large Steve Hecht is a businessman, writer, and film producer, born and raised in New York. He has lived and worked in Guatemala since 1972. He holds a Bachelor of Arts in Economics and a Master of Business Administration in Banking and Finance, both from Columbia University. He has worked on development projects in Guatemala to help the country leave its underdeveloped state and reach its great potential. Realizing the misconceptions prevalent about Guatemala and Latin America in the outside world, he has written for the Washington Times, Daily Caller, Fox News, Epoch Times, BizPac Review, Washington Examiner, Frontpage Mag, New English Review, PanAm Post, and PJ Media and appeared as a guest on national American media programs including the Lars Larson Show. Steve’s reporting has included meeting with coyotes, the human smugglers who have ferried millions of illegal immigrants into the United States via Guatemala’s 595-mile border with Mexico.

More Posts