Democracia revolucionaria

Vigesimosegundo fragmento de “Hermanos de vez en cuando”

io-ft-nacional for book

El Hotel Nacional con vista al Malecón de La Habana. Fidel visitaba a menudo los salones públicos del Nacional. Varios de sus opositores hicieron planes para matarlo allí, pero los complots fueron descubiertos invariablemente de antemano por los espías extractivos del régimen (foto de 2002).

Nunca abandones tu libertad

Febrero de 1961.

La Habana a la que Adolfo regresó era una ciudad que se preparaba para la guerra. El aeropuerto le golpeó con fuerza: mujeres y hombres vestidos con pantalones verde olivo y camisa azul de milicia, casi todos portando armas. Los que no tenían pistolas tenían ametralladoras en el pecho. Los fusiles que venían de Checoslovaquia, a los que la gente llamaba “checas”, estaban por todas partes.

Casi todos comentaban que se avecinaba una invasión y el régimen alentaba ese tipo de charla, pero Adolfo y sus camaradas seguían debatiendo.

—Estados Unidos nunca se arriesgará a una intervención directa. El imperialismo nunca sería tan tonto como para exponerse así —le dijo su amigo del alma César Gómez, que había llegado al aeropuerto con su esposa Thais para esperarlo.

César decía cosas que otros no pensarían ni se atreverían a decir. Adolfo y sus dos amigos fueron directamente a Juventud Rebelde, ubicada en la antigua sede comunista de la avenida Carlos III. Al mismo edificio que Emi planeaba atacar.

io- ft - Rolando Cubela.
El comandante Rolande Cubela, en los primeros tiempos del régimen castrista.

Conforme al llamado del régimen para promover la unidad revolucionaria, todos los partidos políticos estaban abandonando sus identidades políticas. Es así que la antigua Juventud Socialista se había convertido en la Asociación de Jóvenes Rebeldes, una nueva organización ampliada que incorporaba a personas no comunistas del Movimiento 26 de Julio de Castro y del Directorio, así como a los comunistas camaradas de Adolfo.

La nueva asignación para Adolfo fue ser director gerente de la revista nacional juvenil Mella. Él ya conocía al director de Juventud Rebelde, el comandante Joel Iglesias, héroe de la guerra de liberación con solo diecinueve años y desfiguraciones en el rostro que evidenciaban su valentía. Joel era un campesino bajito y robusto con un estilo directo y casero. No tenía educación formal, rasgo que Adolfo pasó por alto al encontrar al muchacho tan decente y agradable.

—¡Oye, Rivero! —Joel saludó a Adolfo—.

Te presento a Fernando Ravelo.

Trabajarás con él en Mella.

Los dos camaradas se unieron en el habitual abrazo. Ravelo, un capitán del Ejército Rebelde, también había sido periodista del Movimiento 26 de Julio en la Sierra Maestra. Era un joven bajito y compuesto, de barba escasa y sonrisa fácil. Ravelo había sido nombrado director de Mella. La forma en que compartiría la autoridad con Adolfo, el director gerente, era una cuestión de destino.

—Rivero, ¿no deberíamos ocuparnos de tu alojamiento? —dijo César, que era un tipo práctico.

Adolfo ni siquiera había pensado en ello.

—Creo que tenemos un cuarto libre en las oficinas de Mella —dijo Ravelo. Mella estaba situado en otro edificio cercano. Allí, el administrador le mostró a Adolfo una habitación vacía que los camaradas utilizaban a veces durante las guardias. Al final del pasillo había un inodoro y una ducha. La habitación estaba vacía excepto por una vieja litera con resortes chirriantes. En esa cama Adolfo colocó su única maleta que contenía todas sus pertenencias terrenales. Ya estaba en casa.

Los directores del Mella trabajaban con camaradería y el espíritu en alto. Adolfo ejerció su autoridad sobre la revista, mientras que Ravelo, el director nominal, dio espacio de sobra a los puntos de vista comunistas.

Irrumpió un espinoso asunto sobre la relación amistosa que había surgido entre los líderes de Juventud Rebelde y el comandante Rolando Cubela, líder del antiguo Directorio. Cubela había sido uno de los combatientes más jactanciosos en la guerra de liberación. Poco después de tomar el poder, Fidel había respaldado a Cubela para presidente de la FEU. Fue una selección sorprendente, dado el odio que sentía Fidel por el Directorio; pero Cubela, un actor decisivo, convirtió rápidamente a la Universidad de La Habana en otro brazo del nuevo régimen.

Cubela tenía personalidad propia, rasgo que le ganó la antipatía de algunos. Adolfo y César, por su parte, veían a Cubela como un espíritu afín. También razonaron que, si Cubela era favorable a Juventud Rebelde, su grupo en la universidad se beneficiaría.

César trabajaba en la universidad como un organizador partidista. En una reunión de directores, él y Adolfo nominaron a Cubela para un puesto en el liderazgo de Juventud Rebelde, organización que otros comunistas veían como una reserva privada.

hermanos luluJoel Domenech se opuso vehementemente a la moción de César y Adolfo. Domenech, un cuadro ambicioso, trabajaba como asistente de Aníbal Escalante, líder del Partido Comunista. Parecía hablar en nombre de otros comunistas, que tal vez incluía a Aníbal, quienes consideraban a Joel Iglesias convenientemente tranquilo y flexible. Iglesias respaldado por Cubela sería harina de otro costal.

Adolfo y César se enzarzaron en una discusión con Domenech. La nominación de Cubela se sometió a votación, algo raro. La moción fue derrotada y Adolfo y César dejaron pasar el asunto; entendieron que la democracia revolucionaria significaba que, aunque pierdas por un voto, pierdes limpio. Pero Domenech seguía machacando. Le hizo un gesto a Adolfo y los dos salieron a un balcón frente a la avenida Carlos III.

—¿Qué tipo de propuesta fue esa? —susurró Domenech con furia—. ¿No sabes que soy yo quien representa al Partido aquí?

Adolfo se quedó boquiabierto. Enseguida supo que había una política conspirativa, oculta incluso para leales militantes y de alto rango como él. A pesar de que el régimen se encaminaba al no partidismo, un núcleo comunista organizado seguía dando instrucciones y trabajando para manipular los acontecimientos. Domenech, crudamente, lo había revelado todo en una frase.

El cuero cabelludo de Adolfo le picó cuando una vieja advertencia de su hermano le pasó por la mente: “Nunca dependas del Partido. Nunca abandones tu libertad”.

Cuando el Partido y la libertad parecían la misma cosa, esa advertencia no tenía sentido. ¿Y ahora qué, si este incidente revelara un abismo entre el Partido y el propio Adolfo?

Esta selección es de Hermanos de vez en cuando de David Landau. El libro, incluido todo el material que contiene, tiene copyright 2021 de Pureplay Press.

Todos los lunes, miércoles y viernes, Impunity Observer publicará fragmentos de Hermanos de vez en cuando hasta compartir una parte sustancial de la obra. ¡Sigan nuestras redes sociales en Twitter y Facebook para no perderse ninguna entrega!

 

<< Anterior Volver a la página inicial Siguiente >>

David Landau

David Landau, the Impunity Observer's contributing editor, is the author of Brothers from Time to Time, a history of the Cuban revolution.

More Posts