Joe Biden, el socialista

El camino de EUA hacia un estatus del tercer mundo

Joe el socialista

Trump creó más empleos y mejores acuerdos comerciales. La administración de Obama exportó empleos a China. (Wikimedia)

Read in English

En su respaldo a la candidatura de Joe Biden para presidente, el expresidente Barack Obama confirmó que Biden es socialista: “Joe ya tiene la que es la plataforma más progresista de cualquier nominado a un partido importante de la historia… [Necesitamos] un cambio estructural real”.

En una entrevista en 60 Minutes, se le preguntó al exrival de Biden por la nominación del partido demócrata, Bernie Sanders, si los demócratas se han acercado más a él. Él respondió, “En muchos sentidos, lo han hecho, y las ideas que parecían radicales hace cuatro años ahora son bastante convencionales”.

Entre estas ideas que ahora propone Biden, está el fallido Obamacare, que parece haber sido estructurado intencionalmente como un trampolín hacia la atención médica federal de un pagador único. Biden solo deportará a las “personas indocumentadas” que cometan delitos graves en los Estados Unidos, todos los demás podrían quedarse, —una política de fronteras abiertas. Los demócratas dejaron claro en sus debates que los nuevos inmigrantes deberían votar. Ellos buscan importar nuevos votantes, agradecidos que les den el poder.

Biden ha dicho que el cambio climático es una amenaza existencial. Obama y Sanders están de acuerdo. La única diferencia entre ellos es la cantidad de dinero que proponen para proyectos ambientales. Ellos insisten en que la ciencia está resuelta. No lo está, pero ellos se han decidido por un mandato de destrucción económica y un incremento al poder del gobierno central: socialismo. El ambientalismo para los demócratas es una herramienta para imponer el socialismo.

Parte de nuestro éxito bajo el presidente Donald Trump ha sido la independencia energética. Obama obstruyó el progreso de la energía en Estados Unidos tanto como pudo. La política energética de Biden consiste en eliminar los combustibles fósiles: más socialismo disfrazado de ambientalismo. Naturalmente, Obama quiere que regresemos a los acuerdos de París, para que podamos unirnos a Europa en la pérdida de soberanía energética, lo que nos pondría en el lugar propicio para la extorsión rusa.

Cuando en un debate el moderador desafió a Biden por los elogios de Obama para el sistema educativo cubano, Biden apoyó al expresidente. Obama solo quería cambiar a Cuba, “abrirlos”. El efecto de la política que Biden elogió, fue proporcionar el tan necesitado dinero para ayudar al régimen de Castro a sobrevivir.

Obama dice que Biden es la persona para abordar las vastas desigualdades en nuestra sociedad. Este es el mismo Obama que en comentarios fuera del guion, creó a Joe el plomero al decir que deberíamos repartir la riqueza. Al igual que Sanders y Elizabeth Warren, Obama no favorece la creación generalizada de la riqueza, él favorece la redistribución administrada por un gobierno centralizado. Biden ha adoptado la misma posición en los debates demócratas

Fidel Castro en Cuba, Hugo Chávez en Venezuela y Daniel Ortega en Nicaragua, todos prometieron la redistribución administrada por un gobierno centralizado. En vez de eso, entregaron tiranía y miseria. La redistribución desalienta la producción. A medida que esta disminuye, los líderes colectivistas culpan a la avaricia y exigen más poder, exacerbando aún más el problema hasta que se vuelven totalitarios.

Las promesas seductoras pero irreales de las cosas gratis son siempre lo mismo. También lo es la división de la sociedad entre víctimas y opresores (políticas de identidad), que igualmente requieren aumentar el poder del gobierno como remedio. Otra estrategia para obtener mayor poder es la de satanizar a los oponentes describiéndolos exactamente como lo que son los socialistas.

Obama dice que los republicanos solo están interesados en el poder, no en las personas. Trump es el hombre que creó más empleos al reducir las regulaciones y alcanzar mejores acuerdos comerciales. Obama exportó los empleos a China. Él ayudó a las élites económicas globalistas a aprovechar la mano de obra barata sin derechos laborales, dejándolos exportar a Estados Unidos por una décima parte de los aranceles que China cobraba a las importaciones.

Obama dice que los republicanos tienen una red de propaganda con poca consideración por la verdad. El New York Times, Washington Post, CBS, NBC, ABC, CNN, MSNBC, y otros, son comités de acción política disfrazados como medios de comunicación. Se asocian con los demócratas y la burocracia federal permanente para socavar a Trump, incluyendo inventar historias y cometer crímenes.

Obama afirma que los republicanos ignoran los hechos y la ciencia. Los demócratas fueron quienes alentaron a las personas a celebrar en el barrio Chino de Nueva York y San Francisco, mientras que Trump prohibía la entrada a los Estados Unidos para las personas que habían estado en China. La política de identidad ignoró la ciencia y el sentido común, y causó muertes evitables.

Obama dice que el futuro de nuestro país depende de estas elecciones. Si, así es. Debemos elegir entre la libertad bajo Trump y el socialismo bajo Biden que conducirá a la tiranía.

Obama necesita que Biden gane para evitar preguntas sobre lo que el presidente sabía y cuándo lo sabía en relación con los esfuerzos para proteger a Hillary Clinton de la persecución penal, espiar la campaña de Trump, y una vez que él ganó, derrocarlo. “Lo que le sucedió a [Trump] fue una de las más grandes parodias en la historia de Estados Unidos”, dijo el fiscal general William Barr sobre la investigación de contrainteligencia del FBI en su campaña. “Sin ninguna base comenzaron esta investigación”.

Como buenos socialistas, los demócratas ponen su política por encima de la ley mientras abusan de ella para atacar a sus oponentes. Vi como Biden forzó a una comisión criminal de la ONU en Guatemala en 2015 y como el embajador de Estados Unidos impuso ilegalmente a un aliado socialista a la corte más alta del país. Con control del enjuiciamiento penal y judicial, los operativos de Obama y Biden en Guatemala encarcelaron a sus enemigos políticos sin evidencia y en violación de la ley, y sus derechos constitucionales.

Los aliados de Obama y Biden eran socialistas que protegían a los sucesores de las guerrillas apoyadas por Castro. Pudieron violar la ley de manera obvia debido al poco interés de los Estados Unidos con respecto a Guatemala. Eso, a pesar de la importancia geopolítica de Guatemala como el país clave en la ruta terrestre para las drogas e inmigrantes ilegales hacia Estados Unidos.

Si ganan poder este año, Biden y los demócratas acabarán con las investigaciones de Barr aduciendo que fueron motivadas políticamente. Habrán evitado con éxito la responsabilidad por crímenes contra la democracia. Abusar del poder del gobierno para arreglar una elección y luego socavar a un presidente debidamente electo es lo que sucede en los países del tercer mundo. A eso es a lo que los demócratas y su socialismo nos llevarán si los dejamos.

 

Steven Hecht

Steven Hecht

Editor at Large Steve Hecht is a businessman, writer, and film producer, born and raised in New York. He has lived and worked in Guatemala since 1972. He holds a Bachelor of Arts in Economics and a Master of Business Administration in Banking and Finance, both from Columbia University. He has worked on development projects in Guatemala to help the country leave its underdeveloped state and reach its great potential. Realizing the misconceptions prevalent about Guatemala and Latin America in the outside world, he has written for the Washington Times, Daily Caller, Fox News, Epoch Times, BizPac Review, Washington Examiner, Frontpage Mag, New English Review, PanAm Post, and PJ Media and appeared as a guest on national American media programs including the Lars Larson Show. Steve’s reporting has included meeting with coyotes, the human smugglers who have ferried millions of illegal immigrants into the United States via Guatemala’s 595-mile border with Mexico.

More Posts