Virginia muestra cómo derrotar a los marxistas

La libertad requiere reconocer y combatir la polarización

Virginia- io-ft

Glen Youngkin ganó con un mensaje positivo de educación de calidad para todos y de unidad. (Flickr)

Read in English.

Lea la versión original en inglés en BizPac Review

Las elecciones del 2 de noviembre en Virginia supusieron un giro hacia la derrota para la revolución marxista de Barack Obama.

Un activista sostenía un cartel: “Somos una sola raza”. Esa es una flecha que atraviesa el corazón de la estrategia de polarización marxista para promover la división racial. Obama, que hizo campaña por los candidatos demócratas, es el maestro de la división como herramienta para su transformación de Estados Unidos en una dictadura.

La división de clases nunca caló en la clase trabajadora de Estados Unidos debido a su libertad y movilidad ascendente dentro de un sólido sistema económico. Los marxistas se volcaron hacia el tema de la raza para dividirnos y conquistarnos. El hombre que fue elegido dos veces presidente por los estadounidenses blancos les dio una bofetada al decir que Trump ganó porque los estadounidenses se habían “asustado por un hombre negro en la Casa Blanca”.

Irónicamente, el primer presidente negro ha sido el mayor impulsor de la falsa narrativa del racismo sistémico que ha llevado a la nación al punto de implosión. Las fuerzas subyacentes en las elecciones de Virginia a nivel popular repudiaron esta división. Los votantes demostraron que la preocupación por los hijos de uno trasciende todas las divisiones políticas y de otro tipo. La educación es fundamental, especialmente para los más necesitados, pero se ha convertido en un vehículo de adoctrinamiento.

Los demócratas han demonizado al otro para dominar las principales ciudades y el gobierno federal. Esta estrategia se remonta al héroe de Obama, Saul Alinsky, y a épocas anteriores. Continuando con dicha estrategia, la campaña demócrata en Virginia solo ofreció la demonización del enemigo y ningún mensaje positivo.

Glen Youngkin ganó con un mensaje positivo de educación de calidad para todos y de unidad. Como él mismo dijo, su campaña fue más allá de los republicanos contra los demócratas. Su movimiento promete promover, desde la gobernación, la calidad de vida y los valores estadounidenses: todos los hombres son creados iguales y dotados por su Creador de ciertos derechos inalienables.

Todos los que aprecian la libertad deberían examinar de cerca lo ocurrido en Virginia. Los demócratas y sus socios de los medios corporativos han culpado a la supremacía blanca y al racismo de su pérdida en Virginia. Los manipuladores que demonizaron a Trump durante todo su mandato y que pusieron a Biden en la Casa Blanca no pueden abandonar el engaño de la polarización sin revelar los defectos de su movimiento.

La demonización hizo que el candidato demócrata a gobernador Terry McAuliffe obtuviera el 48% de los votos. Teniendo en cuenta que Biden ganó en Virginia por 10 puntos porcentuales en 2020, los demócratas perdieron unos 12 puntos por sus desastrosas políticas y su determinación de controlar a nuestros hijos.

McAuliffe dijo: “Los padres no deben decir a las escuelas lo que deben enseñar a sus hijos”. En la Cuba de Fidel Castro, el Estado es madre, padre y maestro. El Partido Demócrata quiere esto para nosotros. Los candidatos por la libertad deben reconocer que el sueño de Martin Luther King —de que la gente sea juzgada por su carácter y no por el color de su piel— seguirá despertando a la gente del hechizo de la demonización marxista.

Personas como la nueva vicegobernadora de Virginia, Winsome Sears, son los mensajeros perfectos para abrirse paso entre los que están bajo el hechizo de la demonización, los que están llenos de miedo y odio hacia el otro. Uno por uno, debemos ayudar a liberarlos de las falsas narrativas marxistas. Podemos aprovechar la victoria de 12 puntos en Virginia y reencauzar nuestro país hacia el individualismo estadounidense.

Otro tema que los demócratas utilizan vergonzosamente como herramienta de polarización es el COVID-19. Han dividido al país entre los vacunados y los no vacunados. Muchas personas vacunadas se oponen a la imposición de las vacunas como una infracción innecesaria de la libertad individual. Muchas organizaciones se enfrentan a problemas cuando la gente se resiste a los mandatos de vacunación.

Biden afirma constantemente que sigue la ciencia, pero hay muchas pruebas de lo contrario. En mayo, el Estado indio de Uttar Pradesh comenzó a distribuir los primeros kits de tratamiento contra el COVID-19 que contenían ivermectina junto con otros artículos. La Organización Mundial de la Salud y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) estaban involucrados.

A finales de agosto, una comparación con Kerala, un Estado del sur, reveló una marcada diferencia de resultados. Uttar Pradesh, con una población de 230 millones de habitantes, está abarrotado. Kerala, con 35 millones de habitantes, está menos abarrotado. Mientras que Uttar Pradesh solo tenía un 5% de su población totalmente vacunada, tuvo 22 nuevos casos de COVID-19 el 25 de agosto. Kerala, con un 20% de personas totalmente vacunadas, tuvo 31.445 nuevos casos.

Médicos notables, como el profesor de epidemiología de Yale, Harvey Risch, han promovido el tratamiento temprano, incluso con ivermectina e hidroxicloroquina, como algo crucial para salvar vidas: “Podríamos haber salvado entre el 80% y el 85% [de los que murieron] con un tratamiento temprano”.

Los demócratas, sus socios de los medios de comunicación y el Estado regulador han demonizado esos primeros tratamientos. Las soluciones perjudican su agenda política.

En cuanto a la inmunidad contra el COVID-19, Risch declaró: “Más de 90 estudios han demostrado que la inmunidad natural es… más fuerte que las vacunas… No hay duda de que los que ya han tenido el COVID-19 no necesitan ser vacunados por [motivos de] salud pública”.

La acción de los CDC apoya a Risch. La prueba de recuperación de COVID-19 es suficiente para entrar en Estados Unidos sin una prueba negativa. Los mandatos de Biden no eximen a los que han tenido COVID-19. Eso socavaría la estrategia de demonización de sus gestores. Al diablo con la ciencia.

Biden criticó a “los que solo intentan hacer de [los mandatos] una cuestión política —libertad”, y luego denigró escandalosamente la libertad individual al decir: “Tengo la libertad de matarte con mi COVID-19”.

Debemos reconocer el totalitarismo del régimen de Biden y derrotarlo. Hemos empezado en Virginia.

Steven Hecht

Editor at Large Steve Hecht is a businessman, writer, and film producer, born and raised in New York. He has lived and worked in Guatemala since 1972. He holds a Bachelor of Arts in Economics and a Master of Business Administration in Banking and Finance, both from Columbia University. He has worked on development projects in Guatemala to help the country leave its underdeveloped state and reach its great potential. Realizing the misconceptions prevalent about Guatemala and Latin America in the outside world, he has written for the Washington Times, Daily Caller, Fox News, Epoch Times, BizPac Review, Washington Examiner, Frontpage Mag, New English Review, PanAm Post, and PJ Media. He has appeared as a guest on national American media networks and programs, including the One America News, Newsmax, and The Lars Larson Show. Steve’s reporting has included meeting with coyotes, the human smugglers who have ferried millions of illegal immigrants into the United States via Guatemala’s 595-mile border with Mexico.

More Posts