Florida no aprobará las promesas socialistas de Biden

Los exiliados latinoamericanos entienden los males de la planificación central

Biden-Florida

Los floridanos reconocen los resultados inevitables de la agenda socialista de Biden. (NSPA & ACP)

Read in English.

El presidente Donald Trump no puede ganar el Colegio Electoral sin los 29 votos de Florida. El promedio de RealClearPolitics de encuestas recientes muestra que el estado está actualmente en empate técnico, 47% para Joe Biden y 46,8% para Trump.

A medida que los floridanos presten más atención y se den cuenta de que Biden es socialista, estos números cambiarán a favor de Trump. En su tardío respaldo la semana pasada, el expresidente Barack Obama calificó la campaña política de Biden como “la plataforma más progresista de cualquier candidato importante en la historia del partido”.

Eso es tan cierto como aterrador.

Las políticas de Biden sobre la redistribución de la riqueza, el cambio climático, las fronteras abiertas, las políticas de identidad, el aumento de impuestos y un gobierno cada vez más grande e intrusivo son sustancialmente las mismas que las del autoproclamado socialista demócrata Bernie Sanders. La diferencia es que Biden rechaza la etiqueta socialista mientras acoge sus políticas.

En una entrevista en 60 Minutes, se le preguntó a Sanders si los demócratas se han acercado más a él. Él respondió, “En muchos sentidos, lo han hecho, y las ideas que parecían radicales hace cuatro años ahora son bastante convencionales”.

Los residentes hispanos de Florida entienden el canto de sirena del socialismo y las desastrosas consecuencias de las políticas que los demócratas ahora siguen. En la década de 1960, Fidel Castro creó y financió el “Departamento de América” para difundir el marxismo en América Latina, causando estragos en toda la región con efectos que aún se sienten. Muchos hispanos están en Florida porque huyeron del caos ocasionado por la retorcida ideología de Castro, y resistirán fuertemente su réplica en Estados Unidos.

Con el historial económico de Trump, hasta principios de este año, los demócratas tenían pocas esperanzas para las elecciones de 2020. El coronavirus les ha dado a ellos y a sus aliados esperanza y oportunidad. Los demócratas y sus medios asociados entienden las matemáticas del Colegio Electoral y atacan al gobernador Ron DeSantis y a Trump con afirmaciones de que están manejando mal la pandemia. Distorsionan y fabrican información y siempre dan la interpretación más anti-Trump posible.

Desde su despacho en Washington, DC, la semana pasada, el mercenario y editor de política de CNN, Chris Cillizza, se unió a la prensa progresista de Florida para atacar a DeSantis. Los floridanos deberían recordar que Cillizza, al igual que Biden y el Partido Comunista chino, calificó a Trump de racista y xenófobo por salvar vidas estadounidenses en enero al bloquear la entrada a personas que habían estado en China.

Atacar con narrativas falsas sobre el coronavirus es todo lo que tienen los demócratas, porque su verdadera agenda socialista no va a ser aprobada en Florida. Las elecciones nacionales deberían reducirse a la plena aceptación del socialismo por parte del Partido Demócrata. Florida es el mejor lugar para enfrentar a los colectivistas.

Que no quepa duda, Biden es socialista.

Trump, por otro lado, le dijo a la Asamblea General de la ONU en 2017: “El problema en Venezuela no es que el socialismo haya sido mal implementado, sino que el socialismo ha sido implementado fielmente”. La gran cantidad de latinoamericanos que viven en Florida saben que esto es cierto.

Soy un estadounidense que ha vivido en Guatemala por más de 40 años. He visto guerrillas de primera mano entrenadas y financiadas por Castro transformarse en partidos políticos que controlan las zonas rurales del país. Esto ha facilitado que las drogas e inmigrantes ilegales de América Latina fluyan fácilmente hacia el norte a través de Guatemala, la única ruta terrestre hacia México y, por último, hacia Estados Unidos.

Guatemala es la puerta trasera abierta a Estados Unidos. El Partido Demócrata mantiene esta puerta de par en par al trabajar con los socialistas que Castro promovió aquí y en toda la región.

El año pasado, la presidente de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, dirigió una delegación demócrata a Guatemala tres días antes de la segunda vuelta presidencial. Fue una muestra vergonzosa de apoyo al candidato guerrillero y socialista que perdió de todos modos.

Biden visitó Guatemala tres veces como vicepresidente para apoyar a la corrupta Comisión Internacional Contra la Impunidad (Cicig) de la ONU que apoyó abiertamente a los socialistas que trabajan en contra del imperio de la ley. Con la ayuda de Biden y Pelosi, un candidato presidencial socialista ha llegado a la segunda vuelta en las últimas dos elecciones de forma consecutiva.

Como estadounidense, me opongo firmemente a los representantes de nuestro gobierno que fomentan el caos en América Latina al construir sobre los cimientos establecidos por Castro. Las elecciones de este otoño deben detener el movimiento socialista aquí y en Estados Unidos, y Florida es la cabeza de playa.

En un discurso en Florida en noviembre de 2019, Trump dijo, “a aquellos que tratan de imponer los horrores del socialismo en nuestro país, les digo nuevamente esta noche, Estados Unidos nunca será un país socialista”.

La comunidad latina en Florida comprende las falsas promesas detrás de que todo sea gratis y de la igualdad de resultados que promueven Biden y los demócratas. Conocen la miseria y la tiranía que vinieron con las promesas de Castro en Cuba, Hugo Chávez en Venezuela y Daniel Ortega en Nicaragua.

A medida que Joe el socialista se exponga, los floridanos familiarizados con los resultados inevitables de su agenda colectivista lo rechazarán. 

Este artículo se publicó originalmente en inglés en BPR.

Steven Hecht

Steven Hecht

Editor at Large Steve Hecht is a businessman, writer, and film producer, born and raised in New York. He has lived and worked in Guatemala since 1972. He holds a Bachelor of Arts in Economics and a Master of Business Administration in Banking and Finance, both from Columbia University. He has worked on development projects in Guatemala to help the country leave its underdeveloped state and reach its great potential. Realizing the misconceptions prevalent about Guatemala and Latin America in the outside world, he has written for the Washington Times, Daily Caller, Fox News, Epoch Times, BizPac Review, Washington Examiner, Frontpage Mag, New English Review, PanAm Post, and PJ Media and appeared as a guest on national American media programs including the Lars Larson Show. Steve’s reporting has included meeting with coyotes, the human smugglers who have ferried millions of illegal immigrants into the United States via Guatemala’s 595-mile border with Mexico.

More Posts