La nominación de Todd Robinson confirma que Biden es enemigo de Guatemala

El secretario de Estado adjunto socialista antepondría la política a sus obligaciones

nominación de Todd Robinson

En julio de 2015, una multitud de guatemaltecos se manifestó contra Todd Robinson, entonces embajador estadounidense. (aDiarioGT)

Read in English.

Joe Biden ha confirmado que su política es empujar a los migrantes centroamericanos del Triángulo Norte hacia Estados Unidos. Esto se ve claramente en su nominación de Todd Robinson como secretario de Estado adjunto para Asuntos Internacionales de Narcóticos y Aplicación de la Ley (INL). Previamente, Robinson fue decisivo en socavar las oportunidades económicas y el imperio de la ley como embajador en Guatemala y luego como asesor principal para asuntos de Centroamérica.

La mayor parte del daño de Robinson consistió en cooptar la Corte de Constitucionalidad (CC) de Guatemala, la última palabra en asuntos judiciales. En 2016, Robinson llamó a su residencia a los líderes de los distintos partidos con representación en el Congreso e hizo que ellos nombraran a su aliada marxista Gloria Porras como magistrada de la CC. Robinson amenazó a los congresistas con cancelaciones o rechazos de visa estadounidense e incluso con investigaciones criminales si no apoyaban a Porras, quien terminó ganando la contienda a varios candidatos por 145 votos a 6.

El nuncio apostólico Nicolás Thevenin, entonces jefe del cuerpo diplomático en Guatemala, comentó públicamente: “Ningún país puede permitirse cometer injerencias porque lejos de facilitar el crecimiento del pueblo que requiere ayuda, aumenta las tensiones”. El arzobispo de Guatemala luego dejó claro que el nuncio se refería al embajador estadounidense.

En una manera sorprendente para un diplomático, Robinson le contestó a un periodista sobre el comentario del nuncio que “en la lista de prioridades, el tema de soberanía, para mí, está de último”. Añadió que solamente le importaban los pobres. Armando de la Torre, exdecano del seminario sobre América Latina para la Iglesia Católica en Roma, dijo al Impunity Observer: “En 2 mil años de historia occidental, no ha habido otra institución que se compare remotamente a la Iglesia Católica en sus esfuerzos por aliviar el sufrimiento y el dolor humanos. La declaración del embajador de Obama es un insulto a los cientos de millones de católicos que tratan de ayudar a los menos afortunados”.

Robinson también jugó un papel visible en el intento de cambiar la Constitución de Guatemala en 2017. Las propuestas que él apoyó hubieran eliminado los cupos para nombrar a magistrados del Congreso y del Colegio de Abogados y Notarios y hubieran allanado el camino para que los magistrados nombraran a sus propios sucesores.

Un congresista que lideró la ofensiva contra este intento, Fernando Linares, dijo a Impunity Observer que Robinson se había “involucrado abiertamente en impulsar esta ley. Él ha hecho que miembros [del Congreso] vayan a la embajada y él los amenazó con investigaciones a menos de que apoyaran [los cambios]”. En una entrevista a un medio local, Robinson dijo, “parece que hay algunos diputados y partidos que no han aprendido y, quizá, necesitamos ver a más de ellos en la prisión para que aprendan”. Luego tuiteó esa entrevista.

En el documental de 2016 De Hillary con amor, Linares explicó que “magistrados [de la CC] me han dicho que [Porras] les dice qué y cómo votar, ya que ella tiene el respaldo de Estados Unidos”. Luego de haber tomado el control del máximo tribunal de Guatemala a través de Porras, Robinson intentó dejar a las mismas personas a cargo de nombrar a sus sucesores.

Después de perder por poco la votación para cambiar la Constitución, Robinson hizo revocar la visa estadounidense de Linares. Poco después, el hijo de Linares, un miembro de la Guardia Nacional de Carolina del Sur, falleció inesperadamente a los 27 años. Linares solicitó un permiso especial para asistir al funeral, pero las autoridades estadounidenses le negaron la visa. Esto fue un mensaje inhumano e intimidatorio para otros legisladores y autoridades de Guatemala.

Insubordinación en Guatemala y Venezuela

La interferencia de Robinson incluyó inventar su propia política exterior desafiando a sus superiores.

Después de Guatemala, el Departamento de Estado asignó a Robinson a Venezuela. En la antesala de la elección presidencial de Venezuela, el gobierno de Trump la condenó por ilegítima. Sin embargo, Robinson dio esta declaración: “Los venezolanos decidirán si las elecciones son creíbles o no, y nosotros esperaremos esa decisión de los venezolanos”.

Marco Rubio, el senador republicano de Florida, reaccionó a la insubordinación de Robinson: “No hay ningún cambio en la política del presidente Trump y EE. UU.  sobre Maduro y Venezuela. Pero lo que sí puede cambiar es el jefe de embajada de EE. UU. en Venezuela”.

El siguiente puesto de Robinson, como asesor principal sobre Centroamérica, ocurrió en 2018 justo luego de que la Comisión Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) recibiera el escrutinio de la Comisión Helsinki. Varios senadores y congresistas hablaron en contra de las acciones ilegales de la CICIG en Guatemala. Rubio suspendió $6 millones de los fondos para la CICIG. Ignorando a Rubio y el gobierno Trump, Robinson dijo a un periódico guatemalteco que “no hay ningún riesgo. Vamos a seguir apoyando a la CICIG”.

La arrogancia lleva a la falta de respeto y la destrucción

En junio de 2016, Todd Robinson hizo decorar la embajada estadounidense con la bandera LGBT. (IY Coalition)

A pesar de encuestas que mostraban que casi el 90% de los guatemaltecos se oponían al matrimonio entre personas del mismo sexo, Robinsó colocó la bandera LGBT en la embajada de Estados Unidos. Sin importar la posición personal sobre el asunto, los guatemaltecos tenían todo el derecho a sentir que Estados Unidos estaba intentando imponer una agenda política.

Robinson actuó como procónsul de Guatemala, tratando a su gente con desprecio, imposición e intimidación. Mediante el control de la CC y la CICIG, Robinson protegió a los sucesores de las guerrillas apoyadas por Fidel Castro. Estas obligan a pobladores a cometer crímenes contra empresas y autoridades de Guatemala, ocasionando la pérdida de oportunidades y un incremento de la violencia, especialmente en las fronteras.

Robinson por lo tanto fue responsable, en gran parte, por la ausencia del Estado en las fronteras, la cual facilitó el narcotráfico. Si es confirmado como secretario de Estado adjunto, él impondrá, por sobre sus nuevas obligaciones, el mismo programa que llevó a un aumento de la migración y el flujo de drogas. El Senado de EE. UU. debería rechazar la nominación de Robinson.

Steven Hecht

Steven Hecht

Editor at Large Steve Hecht is a businessman, writer, and film producer, born and raised in New York. He has lived and worked in Guatemala since 1972. He holds a Bachelor of Arts in Economics and a Master of Business Administration in Banking and Finance, both from Columbia University. He has worked on development projects in Guatemala to help the country leave its underdeveloped state and reach its great potential. Realizing the misconceptions prevalent about Guatemala and Latin America in the outside world, he has written for the Washington Times, Daily Caller, Fox News, Epoch Times, BizPac Review, Washington Examiner, Frontpage Mag, New English Review, PanAm Post, and PJ Media and appeared as a guest on national American media programs including the Lars Larson Show. Steve’s reporting has included meeting with coyotes, the human smugglers who have ferried millions of illegal immigrants into the United States via Guatemala’s 595-mile border with Mexico.

More Posts