Suecia financia la violencia en Guatemala

Los contribuyentes deben exigir una revisión exhaustiva

suecia guatemala

El 12 de octubre, manifestantes destruyeron estatuas de Cristóbal Colón y José María Reina Barrios. (Soy502)

Read in English. 

La embajada sueca en Guatemala emitió un tuit el 13 de octubre en el que afirmaba que estaban circulando comentarios falsos sobre el apoyo de Suecia a las manifestaciones violentas. El 12 de octubre, los manifestantes exigieron la destitución del presidente Alejandro Giammattei y destruyeron estatuas de Cristóbal Colón y José María Reina Barrios.

La negación de responsabilidad de la embajada es falsa.

La ONG Acoguate tuvo una participación destacada en las manifestaciones violentas. El Swedish Fellowship of Reconciliation (SweFOR) aparece en el sitio web de Acoguate como donante y miembro de la red. SweFOR incluye a la Corporación Sueca para el Desarrollo (ASDI) como donante principal. Al hacer clic en el enlace de ASDI en el sitio web de SweFOR, se accede a la Agencia Sueca de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Sida).

Sida es una agencia gubernamental sueca. Suecia financia la violencia en Guatemala.

El sitio de noticias en Internet OmVärlden, propiedad de Sida, publicó un informe sobre Guatemala el 21 de mayo de 2021. El informe divide a Guatemala en dos bandos: (1) gente de corazón puro y benevolente que lucha por los derechos humanos y (2) gente malvada, corrupta y represiva. Esta falsa descripción binaria es una táctica divisoria que los manipuladores utilizan para crear violencia y condiciones para tomar y nunca abandonar el poder.

En el siglo XIX y principios del XX, el modelo liberal clásico de Suecia era uno de los más exitosos del mundo. Hace unos 60 años, Suecia se orientó hacia el socialismo. Con los inevitables daños, Suecia comenzó a volver a los principios del libre mercado a principios de los años 90.

La cultura sueca de gran confianza social, ética del trabajo y cohesión le permitió volver a los principios del libre mercado. El socialismo ha destruido a otros países que lo han intentado.

Los suecos no están preparados para entender a Guatemala, como se refleja en el informe OmVärlden de los medios de comunicación estatales. Son vulnerables a la retórica de la guerra de clases de que una élite rica reprime a las masas empobrecidas. Esto tiene un ápice de verdad, pero desvía del problema más profundo. Guatemala es un país rico que ha sido mal gestionado. La cultura de los pueblos indígenas coincide con el liberalismo clásico y el libre mercado. Cinco siglos de centralización y el consiguiente abuso de poder se han interpuesto en su camino.

El impulso de una mayor centralización, con el respaldo de Suecia, refuerza el problema y cataliza otro Estado fallido. Guatemala florecería con la descentralización, el gobierno limitado y el Estado de derecho. Esto cuenta con el apoyo de todos los sectores, incluso dentro de la élite rica.

Una delegación sueca encabezada por el ministro de Desarrollo Internacional, Per Olsson Fridh, se reunió con la Asamblea Social Popular —el grupo que convocó la violenta manifestación del 12 de octubre— y con el Comité de Unidad Campesina (CUC). Participó Daniel Pascual, principal impulsor y agente de poder detrás de ambos grupos. Dijo que su movimiento es señalado corruptamente como delincuencial, y el autor del informe lo repite sin dudarlo. Los autores suecos o no conocen la historia o están gestando a propósito el conflicto en Guatemala.

El Ejército Guerrillero de los Pobres (EGP), entrenado y financiado por Fidel Castro, fue disuelto por los acuerdos de paz de 1996. El EGP creó el CUC como movimiento de masas en 1978, y sobrevivió a los acuerdos de paz.

El CUC, que se presenta como una organización campesina independiente, ocupó la embajada española en 1980. Hubo muertos. La guerrilla ha presentado el suceso como un levantamiento espontáneo de los indígenas. En una entrevista de 2008, el historiador Jorge Luján Muñoz dijo que el exjefe de operaciones del EGP, Gustavo Meoño, le había dicho: “Yo tomé la decisión de ocupar la embajada de España”. Fue una de las operaciones más influyentes de la guerrilla.

Continuando con la agenda guerrillera en 2012, el CUC destruyó una planta hidroeléctrica en el noroeste de Guatemala. El expresidente Otto Pérez Molina declaró el Estado de sitio. La fiscal general Claudia Paz y Paz, cuyo padre y muchos parientes habían sido guerrilleros y a quien OmVärlden elogia, protegió al CUC de ser procesado a pesar de las pruebas presentadas en los tribunales contra ellos.

La exfiscal Gilda Aguilar, que había trabajado en el caso de la hidroeléctrica, acusó a Pascual de orquestar un fallido intento de asesinato contra ella. Pascual ha encabezado bloqueos ilegales de carreteras y pronunció un encendido discurso en la manifestación del 12 de octubre relacionada con Suecia.

OmVärlden elogia a la defunta Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG). Cuatro grupos cívicos publicaron un informe detallando los crímenes de la CICIG. Más tarde, la Comisión de Helsinki de Estados Unidos expuso la colusión de la CICIG con Rusia contra una familia rusa que había huido de la persecución de Vladimir Putin. Creada para desmantelar organizaciones de seguridad clandestinas fuera del alcance de la ley, la CICIG se convirtió en un grupo de este tipo.

OmVärlden elogia a Gloria Porras, exmagistrada de la Corte de Constitucionalidad, la última palabra de Guatemala en materia judicial. Además de fallar dos veces en casos en los que era parte, Porras mantuvo ilegalmente a enemigos políticos en la cárcel y cerró ilegalmente fábricas, causando la pérdida de empleos y un gran daño a la economía de Guatemala.

OmVärlden elogió a los exfuncionarios corruptos que huyeron a Estados Unidos. Más tarde, el exjefe de la fiscalía contra la impunidad del Ministerio Público, Juan Francisco Sandoval, se unió a ellos en Estados Unidos, el mismo día que fue despedido. El embajador de Suecia en Guatemala, Hans Magnusson, acompañó personalmente a Sandoval hasta El Salvador para evitar su detención por las numerosas denuncias penales que pesan sobre él.

El Procurador General de la Nación guatemalteco había presentado una denuncia contra Sandoval por liberar ilegalmente de la responsabilidad civil a la notoria Odebrecht. Este acto, ejecutado con dos exfuncionarios que OmVärlden elogió —el comisionado de la CICIG Iván Velásquez y la fiscal general Thelma Aldana— ha impedido que Guatemala recupere US$384 millones. Sandoval también mantuvo en la cárcel a numerosas personas, incluida la familia rusa, de forma ilegal.

Suecia fue el segundo mayor contribuyente a la CICIG. El mayor fue Estados Unidos. Los contribuyentes suecos envían aproximadamente $30 millones anuales a Guatemala.

La ayuda sueca a Guatemala, al igual que la estadounidense, acaba en los bolsillos de violentos anticapitalistas disfrazados de activistas de derechos humanos. El historial de Suecia en Guatemala es sórdido. Los ciudadanos suecos deberían exigir algo mejor a su gobierno. Suecia debería dejar de perjudicar a Guatemala.

Steven Hecht

Editor at Large Steve Hecht is a businessman, writer, and film producer, born and raised in New York. He has lived and worked in Guatemala since 1972. He holds a Bachelor of Arts in Economics and a Master of Business Administration in Banking and Finance, both from Columbia University. He has worked on development projects in Guatemala to help the country leave its underdeveloped state and reach its great potential. Realizing the misconceptions prevalent about Guatemala and Latin America in the outside world, he has written for the Washington Times, Daily Caller, Fox News, Epoch Times, BizPac Review, Washington Examiner, Frontpage Mag, New English Review, PanAm Post, and PJ Media. He has appeared as a guest on national American media networks and programs, including the One America News, Newsmax, and The Lars Larson Show. Steve’s reporting has included meeting with coyotes, the human smugglers who have ferried millions of illegal immigrants into the United States via Guatemala’s 595-mile border with Mexico.

More Posts